Envío Gratis en compras superiores a $2,500

Santo Tomás

RSS

 

La primera vinícola con producción continua en todo Latinoamérica y la más antigua, es Bodegas Santo Tomas.

Ubicada en Ensenada, la compañía registra un crecimiento por arriba de 30% anual, lo cual refleja el éxito desde sus inicios.

Los orígenes de ésta datan de 1888, cuando el italiano Francisco Andonegui y el español Miguel Ormart compraron una propiedad en el Valle de Santo Tomás, al sur de Ensenada, iniciando la siembra de uvas importadas: Palomino, Moscatel, Rosa del Perú y Tempranillo.

Se considera que la historia de la vitivinicultura de Baja California surge precisamente en Valle de Santo Tomás, cuya misión se fundó en 1791, pero fue hasta 1888 cuando se sentaron las bases de lo que hoy es la vitivinícola.

En 1932, la empresa fue comprada por Abelardo Rodríguez y en 1939 salió de allí la primera botella producida en el país; luego, en 1962, fue adquirida por Elías Pando, quien introdujo más variedades de vid y tecnologías de producción como los tanques de acero inoxidable y barricas pequeñas para el añejamiento.

La producción en sus inicios no se conoce a ciencia cierta, pero alcanzó a tener 1,200 hectáreas; era el viñedo continuo más grande de Latinoamérica y se secó en los 60. Llegó a producir en su mejor momento 10,000 toneladas de uva
para los años 70 y 80, la vitivinícola procesaba 5,000 toneladas de uva, equivalentes a 300,000 cajas de vino, pero luego tuvo un descenso radical y en los 90 pasó a 16,000 cajas, pues la idea de aquel entonces era producir sólo vino de la mejor calidad.

Además del vino de mesa, Bodegas Santo Tomás incursionó en la producción de aceite de olivo, contando hoy en día con cinco diferentes variedades: Ascolano, Manzanilla, Misión, Sevillano y Nevadillo.

 

Publicación anterior Publicación siguiente

  • Team Vinoshop